La importancia del juego desestructurado en los niños

juego desestrucurado

Muchas veces sucede que la vida de los niños pequeños puede parecerse a algo así:
El niño se despierta, se baña y se viste. Después de esto desayuna, se cepilla los dientes y sus padres lo llevan a su escuela. En la escuela, el niño juega y comparte con los demás niños de su edad actividades en las que aprenderá habilidades. También puede que el niño tenga clases de música, natación o baile ciertos días. Todas las noches, después de cenar, ven un poco de televisión junto a sus padres o se divierten con los videojuegos. Después de todo esto se acuesta y empieza el siguiente día con la misma rutina hasta que llega el fin de semana.

En esta situación uno se pregunta, ¿Dónde queda el tiempo suficiente para que el niño pueda jugar tranquilo y no seguir por decirlo, un régimen de horarios?

Lo que debes de saber del juego desestructurado

El juego desestructurado es cualquier actividad que el niño decida realizar por sí mismo, y no en la que alguien lo “obliga” a hacerla. De esta forma el niño o niña, está haciendo lo que quiere. Puede ser jugar solo o con otros niños, pero nadie lo está “obligando” u orientándolo con “reglas” sobre la forma en la que debe de realizar la actividad o juego. Debemos de fomentar el juego desestructurado y no ordenarles a que realicen cierta actividad en la que se crea que es lo mejor para ellos, de esta forma podrán tener la libertad de explorar y de disfrutar su tiempo.
Sin embargo, puede que en muchas ocasiones los niños solo quieran ver la televisión o jugar videojuegos, para esto es bueno que los padres les sugieran o les digan algunas cosas como:
• Hoy es un excelente día para disfrutar el aire libre y jugar futbol.
• ¿Qué tal si preparas a tu muñeca para la cena de esta noche?
Con cosas así, los niños tendrán algunas sugerencias de actividades que pueden realizar pero no se sentirán obligados a hacerlas.

Los padres deben permitir que los niños puedan desarrollar una gran libertad de expresión tanto en los juegos como en otras actividades. De esta forma habrán pocas restricciones, pero igualmente debemos asegurarnos de que sea algo seguro.
La actitud de los padres frente a los juegos o actividades es muy importante, ya que influye en la forma en que los niños ven estas. La actitud de los padres debe reflejar cierta importancia para que los niños sientan que no perderán el tiempo desarrollándola.

Mediante el juego desestructurado, los niños pueden elegir por su cuenta cual actividad elegir y de esta forma ir desarrollando habilidades e intereses.

En cambio, si hablamos del juego o tiempo estructurado, como las clases, cursos o alguna actividad que se tenga que desarrollar en una hora y duración específica, se exige que los niños tengan ciertos sistemas, rutinas o restricciones que tienen que cumplir. Por esto, es importante que los niños tengan tiempo para hacer lo suyo, de la misma forma en que los adultos deben tener tiempo para realizar sus cosas y estar consigo mismos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Habla con nosotros